Ir al contenido principal

La somatización: aspectos clínicos y terapéuticos



El diagnóstico del enfermo afecto de somatización no es complicado. En todo paciente que presenta muchos síntomas y ningún signo clínico a la exploración hay que sospechar que es víctima de la somatización. Si además añadimos que dichos síntomas son de larga evolución, algunos llevan años con ello, que el paciente afirma que va empeorando y la exploración clínica sigue siendo normal, la sospecha de somatización es fidedigna. Y si además el paciente ha pasado por la consulta de diferentes médicos y se le han realizado numerosas pruebas complementarias, todas normales, el diagnóstico es definitivo.
Otra característica es que los síntomas que presentan están mal sistematizados, ósea no se corresponden con un cuadro clínico definido. Por ejemplo, en cuanto al sistema nervioso, estos síntomas desbordan o no se corresponden con un territorio anatómico en concreto. También es característico que faltan algunos síntomas que forman parte habitualmente del cuadro clínico como por ej. la ausencia de déficit sensitivo en caso de sospecha de lesión de un nervio mixto.
El diagnóstico se complica cuando la somatización incide en un paciente que también presenta cierta sintomatología. Por ej. el paciente puede tener una lesión de un nervio y aquejar síntomas característicos de dicha lesión más otros síntomas que no están relacionados con dicha lesión, como pérdida de fuerza en la lesión de un nervio exclusivamente sensitivo.
También es característica la somatización en pacientes que han padecido un cuadro clínico orgánico como sería un síndrome del túnel carpiano o una radiculopatía de los que han sido tratados con éxito y al cabo de un tiempo vuelve a presentar síntomas, con lo que se sospecha una recidiva. En la mayoría de estos casos, más que de una recidiva, se trata de una rememoración del cuadro clínico. El paciente, por ciertas circunstancias, generalmente emocionales, vuelve a tener síntomas, aunque no están tan bien definidos como en el cuadro inicial, y habitualmente predomina el dolor. Hay que tener en cuenta que en el 70% de las somatizaciones el síntoma predominante es el dolor.

Otra cuestión es el tratamiento de estos enfermos. En mi opinión es sumamente difícil poder ayudar a estos pacientes dado que primero el médico debería saber explicar que es lo que le pasa al paciente y esto no es fácil porque el facultativo tiene de tener los suficientes conocimientos clínicos para no dudar. También debería conocer los fundamentos fisiológicos para poder convencer al paciente, cosa que no es habitual. Segundo, en algunas pruebas complementarias se objetivan hallazgos "pseudopatológicos" que no tienen nada que ver con el cuadro clínico del paciente. Por ej. en pacientes con dolor en una extremidad se observan protrusiones o hernias discales contralaterales en la resonancia magnética. O en pacientes con cervicalgia o lumbalgia, sin radiculalgia, se observan hernias discales que según el estudio por imagen comprimen una raíz. Todos estos hallazgos complican el diagnóstico de somatización.
Tercero, el paciente se muestra incrédulo cuando se le explica que sus síntomas, que son muy reales para él, son producto de su cerebro, y más cuando otros médicos han intentado tratarlos aunque sin éxito. El paciente tiende ha pensar que el médico atribuye sus síntomas a su imaginación, lo que no favorece la relación médico-enfermo.
Cuarto, el paciente, para poder curarse, debe entender y sobretodo aceptar que los síntomas son debidos a mecanismos fisiológicos de su cerebro. Y ello, según mi experiencia, es altamente difícil debido a que aún que se entienda y acepte, el paciente no deja de tener síntomas de forma milagrosa, sigue con molestias, cuando no empieza con un nuevo cuadro clínico, lo que hace que le entre la duda y visite otro médico que empieza con nuevas pruebas complementarias, con lo que todo vuelve ha empezar.
Entre un tercio y la mitad de los pacientes presentan una preocupación  permanente por enfermedad cardíaca grave después de un estudio con ultrasonidos o por angiografía.
Mientras que todos los pacientes que recibieron un resultado normal después
de una endoscopia gastrointestinal experimentaron consuelo inmediatamente después de la misma, aquellos con niveles más altos de ansiedad volvieron a presentar la misma preocupación a la semana de la exploración.
El paciente ha de ser capaz de entender que no sólo el cuadro clínico que presenta, sino otros que probablemente presentará en el futuro son producto de su cerebro sano y que la mejor terapia es darle poca importancia después de que su médico haya confirmado que se trata de un nuevo cuadro de somatización. Hay que intentar prestar poca atención a los síntomas y ello se consigue manteniéndose ocupado.
Los pacientes que niegan la posibilidad de somatización no mejoran.
La psicoterapia y la medicación pueden reducir los síntomas y la discapacidad de los pacientes que aceptan la posibilidad de somatización.
Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas de trastorno de somatización. Una revisión sistemática de 94 ensayos clínicos controlados sobre tratamiento con AD para los SFSEM encontró que un 69% de los estudios demostraron beneficio con su uso. El meta análisis de todos los datos mostró un beneficio considerable. Ningún tipo de antidepresivo mostró una superioridad significativa, pero tenían cierta ventaja aquellos estudios en que se utilizaron tricíclicos. Típicamente la mejora se consiguió con dosis bajas con independencia del efecto antidepresivo.
Existen dos procesos psicológicos separados para la reducción de la amenaza,  uno es el llamado emocional-heurístico (calma, protección y evitación de amenazas) y otro cognitivo-sistemático (búsqueda de información y análisis de las amenazas). Mientras el tratamiento emocional, la evitación de amenazas y el consuelo (que puede ser verbal o no) puede ser eficaz en aliviar la angustia a corto plazo, es posible que no sea efectivo  para debilitar las representaciones de la enfermedad. Si los síntomas se  mantienen de forma recurrente, la utilización repetida de este tipo de consuelo es probable que produzca un ciclo de tranquilidad/angustia y que se auto perpetúe. En cambio, el modelo cognitivo de analizar la amenaza es menos efectivo a corto plazo pero tiene más probabilidades de producir cambios a largo plazo, lo que a su vez suele estar asociado con la mejoría.
La terapia cognitiva conductual (TCC) para el trastorno de somatización persigue intentar cambiar los patrones negativos de pensamientos, sentimientos y comportamientos que desencadenan los síntomas físicos. El componente cognitivo del tratamiento se centra en ayudar a los pacientes a identificar pensamientos disfuncionales sobre las sensaciones físicas. Con la práctica, los pacientes aprenden a reconocer los pensamientos negativos  y desarrollar una explicación más racional de sus sentimientos. El componente conductual tiene como objetivo aumentar la actividad. Los pacientes con trastorno de somatización por lo general reducen su actividad como consecuencia de la incomodidad o del temor de que la actividad empeore sus síntomas.  A los pacientes se les instruye para que aumenten su actividad de forma gradual, evitando sobre esfuerzos que podrían reforzar los temores. Otros tipos importantes de tratamiento incluyen las técnicas de relajación, la higiene del sueño y el aprendizaje de la capacidad de comunicación. Resultados preliminares sugieren que la TCC puede ayudar a reducir la angustia y el malestar asociado con los síntomas somáticos.
Lidbeck y sus colegas evaluaron un programa de grupo de terapia cognitivo-conductual (TCC) para los pacientes con psicosomatización. A los seis meses de seguimiento se produjeron cambios significativos en nivel de preocupación por la enfermedad, en el comportamiento frente a la enfermedad   y en el uso de medicamentos. No se observaron cambios en los estados de ánimo o en la problemática social.
Otro estudio dirigido por McLeod demostró significativas mejoras en el estado de ánimo y los síntomas físicos a la semana y a los seis meses después del tratamiento.
No todos los estudios realizados demuestran una mejoría significativa, pero en los estudios en que el seguimiento fue relevante, la TCC produjo una mejoría significativa de los síntomas en un 71%, del estado funcional en un 47% y de la angustia en un 38% de los estudios.

Lecturas relacionadas:
Allen, Lesley A., Robert L. Woolfolk, Paul M. Lehrer, Michael A. Gara, Javier I. Escobar. "Cognitive behavior therapy for somatization disorder: A preliminary investigation." Journal of Behaviour Therapy and Experimental Psychiatry 32 (2001): 53-62.
Allen LA, Woolfolk RL, Escobar JI, Gara MA, Hamer RM. Cognitive-behavioral therapy for somatization disorder: a randomized controlled trial. Arch Intern Med. 2006 Jul 24;166(14):1512-8.
Menza, Matthew, Marc Lauritano, Lesley Allen, Melissa Warman, Frank Ostella, Robert M. Hmaer, and Javier Escobar. "Treatment of somatization disorder with nefazodone: A prospective, open-label study." Annals of Clinical Psychiatry 13, no. 3 (Sep 2001): 153-158.
Witthöft M, Hiller W. Psychological approaches to origins and treatments of somatoform disorders. Annu Rev Clin Psychol. 2010;6:257-283.
Taylor, Robert B. (2006). Medicina de familia: principios y práctica (6ta edición). Elsevier, España. pp. 325. ISBN 844581298X.

Burton C. Beyond somatization: a review of the understanding and treatment of medically unexplained symptoms (MUPS). Br J Gen Pract 2003;53:231-41

Dwamena FC, Fortin AH, Smith RC. You can treat patients with medically unexplained symptoms: an evidence-based workshop for primary care providers. (International Communication for Communication in Healthcare, Oslo, 2-5 set 2008)

Woolfolk RL, Jahn E, Rodgers D. Effectiveness of a time-limited cognitive behavior therapy type intervention among primary care patients with medically unexplained symptoms. Ann Fam Med. 2007 Jul-Aug;5(4):328-35.

García Campayo J, Sanz-Carrillo C, Yoldi-Elcid A, López-Aylon C, Monton C. Management of somatisers in primary care: are family doctors motivated? Australian and New Zealand Journal of Psychiatry; 1998; 32: 528-533

Hatcher S, Arroll B. Assesment and management of medically unexplained symptoms. BMJ 2008;336:1124-8
O’Malley Pg, Jackson JL, Santoro J, Tomkins G, Balden E, Kroenke K. Antidepressant therapy for unexplained symptoms and symptom syndromes. J Fam Pract 1999;48:980-990

Servan-Schreiber,D; Tabas, G; Kolb, NR; Somatizing patients. Part II Practical Management. Am Fam Physician 2000; 61: 1423-8, 1431-2.

Salmon P, Peters S, Stanley I. Patients’ perceptions of medical explanations for somatization disorders: qualitative analysis. BMJ 1999;318:372-6
Escobar JI, Gara MA, Diaz-Martinez AM, Interian A, Warman M, Allen LA, Woolfolk RL, Jahn E, Rodgers D. Effectiveness of a time-limited cognitive behavior therapy type intervention among primary care patients with medically unexplained symptoms. Ann Fam Med. 2007 Jul-Aug;5(4):328-35.
O’Malley Pg, Jackson JL, Santoro J, Tomkins G, Balden E, Kroenke K. Antidepressant therapy for unexplained symptoms and symptom syndromes. J Fam Pract 1999;48:980-990
Sumathipala A. What is the evidence for the efficacy of treatments for somatoform disorders? A critical review of previous studies. Psychosom Med 2007 dec;69(9):889-900
Potts SG, Bass CM. Psychological morbidity in patients with chest pain and normal or near normal coronary arteries: a long-term follow-up study. Psychol Med 1995; 25: 339-347.
Lucock MP, Morley S, White C, Peake MD. Responses of consecutive patients to reassurance after gastroscopy: results of self administered  questionnaire survey. BMJ 1997; 315: 572-575.
van Dulmen AM, Fennis JF, Mokkink HG, Bleijenberg G. The relationship between complaint-related cognitions in referred patients with irritable bowel syndrome and subsequent health care seeking behaviour in primary care. Fam Pract 1996; 13: 12-17.
Coia P, Morley S. Medical reassurance and patients’ responses. J Psychosom Res 1998; 45: 377-386.
Neal RD, Heywood PL, Morley S. ‘I always seem to be there’ — a qualitative study of frequent attenders. Br J Gen Pract 2000; 50:
716-723.
Downes-Grainger E, Morriss R, Gask L, Faragher B. Clinical factors associated with short-term changes in outcome of patients with somatized mental disorder in primary care. Psychol Med 1998; 28: 703-711
Lidbeck J. Group therapy for somatization disorders in general practice: effectiveness of a short cognitive-behavioural treatment model. Acta Psychiatr Scand 1997; 96: 14-24.
McLeod CC, Budd MA, McClelland DC. Treatment of somatization in primary care. Gen Hosp Psychiatry 1997; 19: 251-258.

Kroenke K, Swindle R. Cognitive behavioral therapy for somatization and symptom syndromes: a critical review of controlled clinical trials. Psychother Psychosom 2000; 69: 205-215.
Salmon P, Peters S, Stanley I. Patients’ perceptions of medical explanations for somatisation disorders: qualitative analysis. BMJ 1999; 318: 372-376.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Electromiografía de aguja

Salvo para el llamado "ruido de placa" y para la actividad de inserción de la aguja, no debe existir actividad eléctrica en el músculo relajado. La fibrilación y las ondas positivas   (video) son descargas espontaneas anormales que se producen en cualquier situación en la que una fibra muscular está denervada. Aparecen habitualmente en los trastornos neurogénicos (enfermedades de neurona motora inferior, radiculopatías, plexopatías y neuropatías) y señalan la presencia de degeneración axonal. Pero también pueden verse en miopatias, especialmente en las inflamatorias y distróficas. Las fibrilaciones consisten en potenciales de una sola fibra muscular que bate de forma repetida a una frecuencia regular decreciente por lo que las características morfológicas y de su sonido en el instrumento d e EMG permiten su reconocimiento indudable. Su duración, registrada con aguja coaxial, se halla entre 1 y 5 mseg. Su deflexión inicial es positiva. Las ondas positivas, por su parte, ti

Diagnóstico diferencial de las alteraciones pupilares

Dado el largo trayecto intracraneal y extracraneal de las vías que controlan el tamaño y la reacción de las pupilas, lesiones en muchas áreas pueden causar anormalidades pupilares. La información que nos da el examen de las pupilas puede ser de gran utilidad en el diagnóstico diferencial de ciertas enfermedades neurológicas. En el examen debemos observar su tamaño, forma y si son simétricas. Si las pupilas son del mismo tamaño lo denominamos isocoria, cuando son desiguales reciben el nombre de anisocoria, miosis sin son de pequeño tamaño (si están contraídas) y midriasis si están dilatadas. Cuando la forma de la pupila es irregular, como después de ciertas cirugías oculares, lo nominamos discoria. También debemos observar su respuesta a la luz, lo que se llama reflejo oculomotor. A la estimulación con un haz de luz (linterna) sobre una pupila se observa la contracción de la misma, siempre que no haya mucha luz ambiental, y la contracción de la contralateral (consensual).

Clasificación de las lesiones nerviosas traumáticas periféricas

Las dos clasificaciones más utilizadas para las lesiones traumáticas del nervio periférico son las de Seddon y de Sunderland. L a de Seddon es la más utilizada en la literatura. Seddon ha utilizado los términos de “neurapraxia”, “axonotmesis ” y “neurotmesis” para describir las lesiones del nervio periférico . CLASIFICACIÓN SEDDON CLASIFICACIÓN SUNDERLAND PATOLOGÍA PRONÓSTICO Neurapraxia Primer grado Lesión mielínica o Isquémica Recuperación ad integrum en semanas o pocos meses Axonotmesis Pérdida axonal De bueno a pobre dependiendo de las estructuras de soporte y de la distancia al músculo Segundo grado Pérdida axonal Tubos endoneurales indemnes Perineuro intacto Epineuro intacto Bueno, dependiendo de la distancia al músculo Tercer grado Pérdida axonal Tubos endoneurales lesionados Perineuro intacto Epineuro intacto Pobre Reinervación aberrante Puede ser necesaria la cirugía Cuarto grado Pérdida axonal Tubos endoneurales lesionados Perineuro lesionado Epineuro intacto Po