Ir al contenido principal

Clasificación de las lesiones nerviosas traumáticas periféricas

Las dos clasificaciones más utilizadas para las lesiones traumáticas del nervio periférico son las de Seddon y de Sunderland.

La de Seddon es la más utilizada en la literatura. Seddon ha utilizado los términos de “neurapraxia”, “axonotmesis ” y “neurotmesis” para describir las lesiones del nervio periférico .
CLASIFICACIÓN
SEDDON
CLASIFICACIÓN
SUNDERLAND
PATOLOGÍA
PRONÓSTICO
Neurapraxia
Primer grado
Lesión mielínica o
Isquémica
Recuperación ad integrum en semanas o pocos meses
Axonotmesis

Pérdida axonal
De bueno a pobre dependiendo de las estructuras de soporte y de la distancia al músculo

Segundo grado
Pérdida axonal
Tubos endoneurales indemnes
Perineuro intacto
Epineuro intacto
Bueno, dependiendo de la distancia al músculo

Tercer grado
Pérdida axonal
Tubos endoneurales lesionados
Perineuro intacto
Epineuro intacto

Pobre
Reinervación aberrante
Puede ser necesaria la cirugía

Cuarto grado
Pérdida axonal
Tubos endoneurales lesionados
Perineuro lesionado
Epineuro intacto
Pobre
Reinervación aberrante
Generalmente es necesaria la cirugía
Neurotmesis
Quinto grado
Pérdida axonal
Tubos endoneurales lesionados
Perineuro lesionado
Epineuro lesionado
No hay probabilidad de recuperación espontánea
Es necesaria la cirugía
Pronóstico resrvado tras la cirugía
La neurapraxia es una lesión comparativamente leve con déficit motor y sensitivo pero sin ninguna evidencia de degeneración Walleriana. El nervio conduce normalmente con la estimulación distal. La desmielinizacion focal y/o la isquemia se cree son las etiologías del bloqueo de la conducción. La recuperación será completa y puede ocurrir dentro de horas, de días, de semanas, o hasta algunos meses.
La axonotmesis se ve normalmente en lesiones por golpes o contusión, por estiramiento del nervio (por ejemplo vehículo de motor o caídas), o lesiones de la percusión (por ejemplo de heridas de tiro). Los axones y su vaina de mielina se rompen, pero el tejido circundante (es decir, los tubos de Schwann, el endoneurium y el perineurium) permanecen parcialmente o completamente intactos. A parece la degeneración Walleriana, pero solamente un nuevo crecimiento subsecuente del axón puede proceder a lo largo de los tubos endoneurales intactos. La recuperación depende en última instancia del grado de desorganización interna en el nervio así como la distancia al órgano diana.
La Neurotmesis describe un nervio que ha sido totalmente separado o que presenta una desorganización tan marcada por el tejido cicatricial que imposibilita el crecimiento del axón, como en lesiones cortantes, algunas lesiones por tracción y percusión. El pronóstico para la recuperación espontánea es extremadamente pobre sin la intervención quirúrgica.
Sunderland utiliza un esquema subdividido en cinco grupos en vez de tres. La lesión del primer grado representa el bloqueo de la conducción con el tejido conectivo totalmente intacto y corresponde en la clasificación de Seddon a la neurapraxia. El pronóstico es bueno. La lesión de segundo grado implica transección del axón pero con el endoneuro y el tejido conectivo totalmente intacto. La recuperación puede ocurrir por el nuevo crecimiento del axón a lo largo de los tubos endoneurales. El tercer grado de lesión representa la transección del axon y los tubos endoneurales, pero el perineuro circundante está intacto. La recuperación depende de lo bien que los axones puedan cruzar el sitio de la lesión y encontrar los tubos endoneurales. El cuarto grado de lesión implica pérdida de continuidad de los axones, de los tubos endoneurales y del perineuro. Los fascículos del nervio están seccionados, y la continuidad del tronco nervioso se mantiene solamente por el epineuro. Las lesiones por tracción producen comúnmente este grado de lesión. El pronóstico es generalmente pobre sin la intervención quirúrgica por la marcada desorganización interna y el tejido cicatricial circundante. La lesión de quinto grado describe el transección del tronco entero del nervio y es similar al neurotmesis de Seddon.
Algunos autores han descrito otro grado de lesión, conocida como sexto grado. Es una lesión en la que se mezcla pérdida de axones (axonotmesis) y bloqueo de la conducción en otros axones. Este tipo de lesión es bastante común y requiere la colaboración de un buen estudio electromiográfico para diferenciarla de la lesión completa.

BIBLIOGRAFIA:
-Seddon HJ. Surgical disorders of the peripheral nerves, 2nd edition. New York: Churchill Livingstone; 1975. p 21 – 23.

-Sunderland S . Nerves and nerve injuries, 2 nd edition. New York: Churchill Livingstone; 1978. p 133 –138.

-Mackinnon SE, Dellon A L. Surgery of the peripheral nerve. New York: Thieme; 1988. 638 p

Comentarios

Entradas populares de este blog

Electromiografía de aguja

Salvo para el llamado "ruido de placa" y para la actividad de inserción de la aguja, no debe existir actividad eléctrica en el músculo relajado. La fibrilación y las ondas positivas   (video) son descargas espontaneas anormales que se producen en cualquier situación en la que una fibra muscular está denervada. Aparecen habitualmente en los trastornos neurogénicos (enfermedades de neurona motora inferior, radiculopatías, plexopatías y neuropatías) y señalan la presencia de degeneración axonal. Pero también pueden verse en miopatias, especialmente en las inflamatorias y distróficas. Las fibrilaciones consisten en potenciales de una sola fibra muscular que bate de forma repetida a una frecuencia regular decreciente por lo que las características morfológicas y de su sonido en el instrumento d e EMG permiten su reconocimiento indudable. Su duración, registrada con aguja coaxial, se halla entre 1 y 5 mseg. Su deflexión inicial es positiva. Las ondas positivas, por su parte, ti

Diagnóstico diferencial de las alteraciones pupilares

Dado el largo trayecto intracraneal y extracraneal de las vías que controlan el tamaño y la reacción de las pupilas, lesiones en muchas áreas pueden causar anormalidades pupilares. La información que nos da el examen de las pupilas puede ser de gran utilidad en el diagnóstico diferencial de ciertas enfermedades neurológicas. En el examen debemos observar su tamaño, forma y si son simétricas. Si las pupilas son del mismo tamaño lo denominamos isocoria, cuando son desiguales reciben el nombre de anisocoria, miosis sin son de pequeño tamaño (si están contraídas) y midriasis si están dilatadas. Cuando la forma de la pupila es irregular, como después de ciertas cirugías oculares, lo nominamos discoria. También debemos observar su respuesta a la luz, lo que se llama reflejo oculomotor. A la estimulación con un haz de luz (linterna) sobre una pupila se observa la contracción de la misma, siempre que no haya mucha luz ambiental, y la contracción de la contralateral (consensual).